miércoles, 5 de marzo de 2014

La vergüenza del Bala

Hace bien poco se anotaba un nuevo retraso en el inicio de las obras de una de las grandes vergüenzas nacionales, la construcción de la gran represa del Bala en tierras del Parque Nacional Madidi. Esta vez era el mal clima quien impedia el relevamiento topográfico. Antes fue la indecisión política, la presión de los pueblos indígenas o quién sabe qué cosas más impidieron que se inicie este trabajo desde 1984.
Tenía que ser justamente este gobierno, el que se llenó la boca levantando en falso el nombre de la Madre Tierra, el que le daría sentencia a al menos 300.000 hectáreas de una de las selvas más biodiversas del mundo, facilitando el ingreso de los taladores a otras 1.300.000 adicionales.
Por eso me muero de la rabia. Por que nunca hubiera creído decir que justamente el fruto de esa gran lucha nacional por los Derechos, sería quien se anime a ejecutar una condena impuesta hace mucho por los peores gobiernos neoliberales, los de aquella época en que menospreciar la vida era Política de Estado, época que mucho me temo, no parece haber terminado.
El Bala ahora se suma a la lista larga de la vergüenza y la imbecilidad desarrollista latinoamericana. Donde quiera que fuera, en Colombia, Brasil, Argentina, Perú o Bolivia, NO a las represas, NO al desarrollismo retrógrado e irresponsable!
Aquí encontrarás más información sobre la represa del Bala, y las razones probadas de su inviabilidad, además de los efectos desastrosos que realmente producirá sobre la vida, no sólo de miles de especies animales y vegetales, sino sobre la forma de vida y el potencial económico sostenible de los pueblos que habitan la zona.
Puedes aprender mucho más sobre el tema a través de la Red Latinoamericana contra las Represas REDLAR, donde también podrás formar parte activa del movimiento por el río, el agua y la vida.


Para mayor información comunicate con nosotr@s al mail: madalbo@gmail.com