domingo, 17 de septiembre de 2017

Sobreseída la causa contra el histórico ecologista Juan Clavero

Por La Marea
El juez indica en un auto que probablemente ha sido objeto de “actuaciones malintencionadas por parte de terceros” que colocaron droga en su vehículo.

El juez hace referencia a la campaña en defensa de los caminos públicos en la que participa Clavero: “Es un conocido activista medioambiental, y constan en este Juzgado denuncias que son formuladas por su parte y por miembros de su agrupación, contra diversos propietarios de tierras que, siempre bajo el contenido que se desprenden de las denuncias del investigado, ocupan coladas y demás vías pecuarias que son de uso público. Estas constantes actividades son puestas en conocimiento de la opinión pública mediante marchas y otros actos multitudinarios”.El Juzgado Mixto de Ubrique ha dictado un auto por el que se sobresee la causa iniciada contra el activista de Ecologistas en Acción Juan Clavero tras haberse encontrado una bolsa con cocaína en su furgoneta. “Existen elementos de juicio que llevan a concluir que el investigado no resulta autor de los hechos que se están investigando, y que muy al contrario de lo que parece en un primer momento, puede ser víctima de actuaciones malintencionadas por parte de terceros, que pretenden alejar al mismo de sus actividades habituales, involucrándolo en un delito del que no existe indicio alguno que permita conducir a su imputación”, dice el auto.
Y añade: “Precisamente el hecho de ser tan conocido por su activismo, unido al hecho de que las actuaciones se inician por una denuncia anónima, ya conducen a pensar que estamos ante un posible modo de tratar de menoscabar el nombre, reputación y las actividades del denunciado“. Además, el auto incluye también un reproche a las administraciones, que deben garantizar el uso público de vías pecuarias y caminos públicos.
En un comunicado, Ecologistas en Acción muestra su satisfacción y asegura que seguirán adelante para exigir el esclarecimiento total de los hechos: “Gracias a la colaboración ciudadana se ha identificado a la persona presuntamente responsable de la introducción de la droga, y se ha requerido al Juzgado para que le tome declaración al tiempo que se realizan averiguaciones sobre las personas que hubieran podido colaborar en estos hechos, sin olvidar las extrañas circunstancias que rodearon al operativo de la Guardia Civil que detuvo al activista ecologista”, concluye la organización.

Para mayor información comunicate con nosotr@s al mail: madalbo@gmail.com

sábado, 16 de septiembre de 2017

Las grandes del petróleo, una democracia fallida y los falsos profetas

El genocidio de los rohinyá


Middle East Monitor

Traducido del inglés para Rebelión por Sinfo Fernández

Visita de Emine Erdogan, esposa del presidente de Turquía, al campo de refugiados musulmanes rohinyá de Kutupalong, Bangladesh, 7 de septiembre de 2017
(Foto: Mustafa Oztartan/Agencia Anadolu)
Hasta cierto punto, Aung San Suu Kyi es un falso profeta. Glorificada por Occidente durante muchos años, se convirtió en un “icono de la democracia” al oponerse a las mismas fuerzas militares que siguen hoy controlando su país, Birmania, en una época en que la coalición occidental dirigida por EEUU mantenía en aislamiento a Rangún por su alianza con China.
Aung San Suu Kyi jugó su papel como se esperaba que lo hiciera, consiguiendo la aprobación de la Derecha y la admiración de la Izquierda. Y por eso ganó el Premio Nobel de la Paz en 1991, incorporándose al elevado grupo de “Los Mayores”, mientras los medios de comunicación y diversos gobiernos la promocionaban como figura heroica a emular.
Hillary Clinton la describió en una ocasión como “esta extraordinaria mujer”. El recorrido de la “Lady” birmana de ser una paria política en su propio país, donde estuvo confinada bajo arresto domiciliario durante quince años, acabó finalmente en triunfo cuando se convirtió en la líder de Birmania tras una elección multipartidista celebrada en 2015. Desde entonces, ha visitado muchos países, cenado con reinas y presidentes, pronunciado discursos memorables, recibido premios mientras iba limpiando, con perfecto conocimiento de causa, la imagen del muy brutal ejército al que se había opuesto durante tantos años. (Incluso hoy, el ejército birmano tiene un poder casi de veto sobre todos los aspectos del gobierno.)
Pero la gran “humanitaria” parece haber agotado su aura de honestidad cuando su gobierno, ejército y policía iniciaron una extendida operación de limpieza étnica contra “el pueblo más oprimido sobre la Tierra”, los rohinyá. Este pueblo indefenso ha sido sometido a un genocidio sistemático y brutal, cometido a través del esfuerzo conjunto del ejército, la policía y una mayoría de nacionalistas budistas birmanos.
Las llamadas “Operaciones de Limpieza” han matado a cientos de rohinyá en los últimos meses, obligando a más 250.000 seres llorosos, aterrados y hambrientos a escapar de cualquier manera para poder salvar la vida. Cientos de ellos han perecido en el mar o han sido atrapados y asesinados en la jungla.
Las historias de asesinatos y destrucción recuerdan la limpieza étnica del pueblo palestino durante la Nakba de 1948. Y no debería sorprendernos que Israel sea uno de los grandes proveedores de armas del ejército birmano. A pesar del extendido embargo armamentístico de muchos países respecto a Birmania, el ministro de Defensa de Israel, Avigdor Lieberman, insiste en que su país no tiene intención alguna de interrumpir sus envíos de armas al despreciable régimen de Rangún, que está utilizando de forma muy activa esas armas contra sus propias minorías, no sólo los musulmanes del estado de Rakáin al oeste del país, sino también contra los cristianos del norte.
Uno de los envíos de Israel lo anunció la compañía israelí Tar Ideal Concepts en agosto de 2016. La compañía mostraba con orgullo cómo sus rifles Corner Shot estaban ya siendo utilizados por el ejército birmano.
La historia de Israel está plagada de ejemplos de apoyos a juntas brutales y regímenes autoritarios, pero ¿por qué se han posicionado como los guardianes de una democracia que se mantiene en silencio sobre el baño de sangre en Birmania?
Desde octubre del pasado año, casi un cuarto de la población rohinyá ha sido expulsada de sus hogares. El resto podría seguirles en un futuro próximo, convirtiendo un crimen colectivo en una situación casi irreversible.
Aung San Suu Kyi ni siquiera ha tenido el coraje moral de expresar unas palabras de compasión hacia las víctimas. En cambio, sólo hizo una declaración con la que no se comprometía a nada: “Tenemos que cuidar de todos los que están en nuestro país”. Mientras tanto, su portavoz y otros voceros lanzaron una campaña vilipendiando a los rohinyá, acusándoles de quemar sus propias aldeas, de inventar sus propias violaciones, mientras se referían a los que se atrevían a resistir como “yihadistas”, confiando en vincular el genocidio en curso con la campaña orquestada por Occidente para difamar a los musulmanes en todas partes.
Pero informes bien documentados nos ofrecen algo más que una ojeada de la desgarradora realidad experimentada por los rohinyá. Un reciente informe de la ONU detalla el relato de una mujer cuyo marido había sido asesinado por los soldados en lo que lo ONU describe como ataques “extendidos y sistemáticos” que “muy probablemente representan crímenes contra la humanidad”.
“Me arrancaron la ropa y me violaron, eran cinco soldados”, dijo la desconsolada mujer. “Mi bebé de ocho meses no paraba de llorar de hambre cuando entraron en mi casa porque me tocaba darle de mamar, pero le callaron con un cuchillo”.
Los refugiados que huyeron hacia Bangladesh tras un viaje de pesadilla relataron el asesinato de niños, la violación de mujeres y la quema de aldeas. Algunos de estos relatos han podido verificarse a través de las imágenes por satélite proporcionadas por Human Rights Watch, que muestran aldeas destruidas por todo el estado.
En realidad, el horrible destino de los rohinyá no es que sea algo nuevo del todo. Pero la particularidad que está mostrando en estos momentos es que Occidente está ahora completamente del lado del mismo gobierno que perpetra estos actos atroces.
Y hay una razón para eso: el petróleo.
Hereward Holland, informando desde Ramree Island, escribió sobre la “caza del tesoro escondido de Myammar (Birmania)”.
Depósitos inmensos de petróleo que han permanecido sin explotar debido a las décadas de boicot occidental al gobierno de la junta militar están ahora disponibles al mayor postor. Es un momento de vacas gordas para las grandes de petróleo y están todas invitadas. Shell, ENI, Total, Chevron y muchas otras están invirtiendo grandes sumas para explotar los recursos naturales del país, mientras los chinos –que dominaron la economía birmana durante muchos años- están siendo lentamente expulsados.
En efecto, la rivalidad sobre las riquezas sin explotar de Birmania está en su apogeo en décadas. Son estas riquezas –y la necesidad socavar el estatus de superpotencia de China en Asia- lo que ha hecho que Occidente cambiara de posición e instalara a Aung San Suu Kyi como líder de un país que no ha cambiado nada en lo fundamental, no ha hecho más que darse un nuevo nombre para allanar el camino para el regreso de las “Grandes del Petróleo”.
Pero son los rohinyá quienes están pagando el precio.
Que la propaganda oficial birmana no les confunda. Los rohinyá no son extranjeros, intrusos o inmigrantes en Birmania.
Su reino de Arakán data del siglo VIII. Durante los siglos siguientes, los habitantes de ese reino conocieron el Islam a través de los comerciantes árabes y, con el tiempo, se convirtió en una región de mayoría musulmana. Arakán es el actual estado de Rakáin en Birmania, donde viven aún la mayor parte de los 1,2 millones de rohinyá que se estima hay en el país.
La noción falsa de que los rohinyá vienen de fuera se inició en 1784, cuando el rey birmano conquistó Arakán y obligó a cientos de miles a huir. Muchos de los que llegaron a Bengala expulsados de sus hogares, volvieron finalmente.
Los ataques contra los rohinyá y los constantes intentos de expulsarlos de Rakáin, se han ido renovando durante varios períodos de la historia, por ejemplo: en 1942, tras la derrota japonesa de las fuerzas británicas estacionadas en Birmania; en 1948; en 1962, tras el golpe de Estado por parte del ejército; en 1977, como resultado de la llamada “Operación Rey Dragón”, donde la junta militar expulsó de sus hogares hacia Bangladesh a 200.000 rohinyá, y así sucesivamente.
En 1982, el gobierno militar aprobó la Ley de Ciudadanía que despojaba a los rohinyá de la ciudadanía, declarándoles ilegales en su propio país. La guerra contra los rohinyá empezó de nuevo en 2012. Desde entonces, cada uno de los episodios ha ido siguiendo una narrativa típica: “enfrentamientos comunales” entre budistas y rohinyá, que han hecho a menudo que decenas de miles del segundo grupo sean expulsados a la bahía de Bengala, a la selva y, quienes logran sobrevivir, a los campos de refugiados.
En medio del silencio internacional, sólo unas pocas respetadas figuras, como el papa Francisco, se han manifestado en apoyo de los rohinyá en una oración profundamente conmovedora el pasado mes de febrero.
Los rohinyá son “gente buena”, dijo el Papa. “Son gente pacífica y son nuestros hermanos y hermanas”. Su petición de justicia no fue nunca atendida.
Los países árabes y musulmanes permanecieron silenciosos en su mayoría, a pesar de las protestas públicas para que se hiciera algo que pusiera fin al genocidio.
Informando desde Sittwe, la capital de Rakáin, el veterano periodista británico Peter Oborne describió lo que había visto en un artículo publicado por el Daily Mail el 4 de septiembre:
Hará justo cinco años, 50.000 habitantes de los 180.000 que se estimaba había en la ciudad, pertenecían al grupo étnico musulmán rohinyá. Hoy quedan menos de 3.000. Y no son libres de andar por las calles. Están confinados en un gueto diminuto rodeado de alambre de espino. Guardias armados impiden que puedan entrar visitantes o que puedan salir ellos.
Los gobiernos occidentales, conocedores de esa realidad a través de sus muchos emisarios sobre el terreno, han ignorado en cualquier caso unos hechos indiscutibles.
Cuando las corporaciones estadounidenses, europeas y japonesas hicieron cola para explotar los tesoros de Birmania, todo lo que necesitaron fue el gesto de aprobación del gobierno de EEUU. La administración de Barack Obama alabó la “apertura” de Birmania incluso antes de que las elecciones de 2015 colocaran en el poder a Aung San Suu Kyi y su Liga Nacional por la Democracia. Tras esa fecha, Birmania se convirtió en otra “historia de éxito” estadounidense, ajenos, por supuesto, a los hechos de un genocidio que lleva años perpetrándose en aquel país.
Es probable que la violencia en Birmania aumente y alcance a otros países de la ASEAN, simplemente porque los dos principales grupos étnicos y religiosos en esos países están dominados y casi divididos entre budistas y musulmanes.
Es probable que el triunfante regreso de EEUU-Occidente para explotar las riquezas birmanas y las rivalidades entre EEUU y China compliquen aún más la situación si la ASEAN no pone fin a su desastroso silencio e inicia una determinada estrategia para presionar a Birmania a que ponga fin a su genocidio de los rohinyá.
Los pueblos de todo el mundo deberían adoptar una posición. Las comunidades religiosas deberían manifestarse. Los grupos por los derechos humanos deberían hacer más para documentar los crímenes del gobierno birmano y responsabilizar a quienes le están suministrando armamento.
El respetado obispo sudafricano Desmond Tutu reprendió con firmeza a Aung San Suu Kyi por cerrar los ojos ante el genocidio en curso.
Es lo menos que podemos esperar del hombre que se enfrentó al Apartheid en su propio país y escribió estas famosas palabras: “Si te mantienes neutral en situaciones de injusticia, has elegido el lado del opresor”.
El Dr. Ramzy Baroud lleva más de veinte años escribiendo sobre Oriente Medio. Es un columnista internacional, consultor de medios, autor de varios libros y fundador de PalestineChronicle.comSu último libro es “My Father Was a Freedom Fighter: Gaza’s Untold Story” (Pluto Press, Londres). Su página web es: www.ramzybaroud.net
Fuente: https://www.middleeastmonitor.com/20170912-the-genocide-of-the-rohingya-big-oil-failed-democracy-and-false-prophets/


Para mayor información comunicate con nosotr@s al mail: madalbo@gmail.com

Para cambiar nuestras ciudades es necesaria una movilidad sostenible

Por Ecologistas en Acción

Resultado de imagen para Para cambiar nuestras ciudades es necesaria una movilidad sostenible

No parece que las desigualdades sociales y de género, los problemas de salud y los impactos ambientales provocados durante más de 50 años por estas recetas se acerquen a su fin.

  • El 20 de septiembre de 1987 se celebró en toda Europa el primer Día sin Coches, pero no fue hasta trece años después cuando se instauró la Semana Europea de la Movilidad (SEM). Su objetivo es reivindicar la viabilidad y la necesidad de transformar la movilidad de nuestras urbes, con la reducción de los viajes en coche y el incremento de los realizados a pie, en bicicleta y en transporte público.La mejora de nuestras ciudades, en términos de salud, igualdad de género y reducción de impactos ambientales, no pasa solo por unas políticas sociales justas, sino también por políticas ambiciosas de movilidad sostenible, orientadas a reducir la dependencia del automóvil.
  • Transcurridos dos años desde las últimas elecciones municipales, caracterizada por la llegada a muchos ayuntamientos de fuerzas políticas denominadas del cambio, Ecologistas en Acción exhorta a los consistorios a que materialicen en lo que queda de legislatura todos esos cambios necesarios y estructurales, la mayor parte de los cuales no han pasado hasta el momento de las palabras y los gestos.
De nada sirve realizar gestos favorables a una movilidad sostenible durante una semana al año si los 358 días restantes se continúan impulsando políticas urbanas opuestas. Esta ha sido la tónica en los 17 años que lleva celebrándose la SEM en la mayor parte de los municipios españoles tras el tímido esfuerzo que se realizó el año pasado, en el que algunos municipios se atrevieron a impulsar algunos cortes de tráfico más ambiciosos de lo habitual.
Por esta razón, Ecologistas en Acción emplaza a los ayuntamientos a que no caigan en la inercia de plegarse nuevamente a las lógicas e intereses que durante décadas han diseñado nuestras ciudades, como consecuencia del miedo a una supuesta reacción popular negativa que se promueve desde fuerzas políticas y grandes medios de comunicación reacios al cambio y vinculados a tales intereses.
Pasado ya el ecuador de la legislatura, no se puede demorar más la puesta en marcha de las medidas de movilidad urbana que los retos sociales y ambientales actuales y futuros reclaman, muy especialmente los llamados ayuntamientos del cambio, cuyos programas electorales incluían estas medidas. Queda tiempo para materializar lo que hasta el momento han sido fundamentalmente palabras y gestos. Es urgente poner en marcha medidas que supongan una transformación real estructural de nuestras ciudades, y lograr así mitigar nuestras emisiones de gases de efecto invernadero, adaptarnos mejor al previsible agotamiento del petróleo y conseguir ciudades más habitables, menos contaminadas, menos ruidosas y socialmente más justas.
Esta SEM podría ser un buen momento para, más allá de ver a alcaldesas y a concejales paseando en bicicleta y participando en charlas y mesas redondas, materializar un compromiso para implantar antes de que termine la legislatura medidas audaces que pongan fin a las autopistas urbanas, reduzcan la velocidad, se aprueben planes de prioridad residencial, eliminen plazas de aparcamiento, mejoren el transporte público, faciliten el uso de la bicicleta y extiendan las zonas peatonales, entre otras. Medidas que, en definitiva, impliquen una drástica reducción del uso del automóvil en nuestras áreas urbanas y metropolitanas, mientras se impulsa la marcha a pie, en bicicleta y en transporte público.
Lograr este objetivo requiere de compromiso y voluntad institucional. Hay que poner fin a las recetas del pasado que han diseñado nuestras ciudades en función de los intereses de una élite económica vinculada al ladrillo y la construcción de infraestructuras, parte de cuyos beneficios revertían a su vez en la clase política a través de todo tipo de tramas corruptas.

No parece que las desigualdades sociales y de género, los problemas de salud y los impactos ambientales provocados durante más de 50 años por estas recetas se acerquen a su fin. El motor de la especulación urbanística sigue estando detrás de las políticas urbanas y de movilidad que rigen nuestras ciudades, con todas sus ramificaciones más vivas que nunca: macroeventos turísticos, nuevos planes urbanísticos, planes para la ampliación y construcción de nuevas carreteras o infraestructuras y la extensión de las grandes superficies comerciales. Si se siguen manteniendo e impulsando estas políticas se impedirá todo cambio real y necesario en nuestras ciudades.

Para mayor información comunicate con nosotr@s al mail: madalbo@gmail.com

viernes, 15 de septiembre de 2017

Rocío y la fruta envenenada


Por Silvana Melo
Rocío es otro crimen. Porque a los muertos del sistema los aportan los anónimos, los pobres, los dueños de nada.

Rocío iba a tomar la comunión
. Por eso iba con su sobrinito Damián camino a la capilla Santa Librada, a unos 1.500 metros de su casa. La catequista solía oler las fumigaciones periódicamente. Rocío tenía doce años y Damián diez. Ella asumía su cuidado. Iban a la misma escuela rural y al mismo año, a pesar de las edades diferentes. Graciela Galeano, la directora, viajaba con ellos todos los días los nueve kilómetros de casa al aula. “Eran ellos dos y otros nueve de la misma familia”, relató a APe. “Todos de la misma casa”. La mandarina que mató a Rocío el sábado, en un paraje rural de Mburucuyá, Corrientes, es un arma mortal del sistema. El furadán, que posiblemente la haya paralizado sin regreso, es el veneno brutal e imprescindible para que el modelo siga en pie. Y su uso indiscriminado es el dibujo más perfecto de la impunidad: el descuido, la indolencia y la facilidad de utilizar un tóxico mortal para fulminar a los pájaros que acechan los cultivos de arándanos. Envasado en un hermoso y tentador cítrico, monstruoso cuando una nena de doce años lo disfruta camino a catecismo. Esta es la historia que cuenta el abogado Francisco Pisarello, quien se echó al hombro la tragedia de una familia carente de todos los recursos imaginables. Económicos y sociales. Una historia que difiere de lo que han relatado los medios en estos días. Una historia con un veneno que es el mismo que mató 300 perros en un pueblo cercano a La Plata. Y que es uno de los únicos que terminan con los insectos que atacan a la soja.
Pisarello ubicó el portón a unos 90 metros de la vivienda de los chicos. “Es un portón grande que da a un establecimiento citrícola, de producción de mandarinas”. Una de las frutas estaba al lado del portón. “Rocío la levantó, la partió, comió ella la mitad y le convidó a Damián”. El resultado fue fulminante: “se paralizó casi en forma instantánea”. Damián, con una descompostura atroz, volvió a la casa como pudo, usando un palito de bastón, para buscar ayuda. La nena murió en el hospital de Mburucuyá. La causa judicial está caratulada.“Muerte por envenenamiento”.
El abogado describió un procedimiento frecuente en la producción de cítricos: “el raleo es quitar algunas frutas de la planta, las que sean de menor calidad, para que la producción en sí sea la mejor. A ésas se las traslada”. La pregunta que Pisarello se hace es de una lógica fatal: “¿qué se hizo con el resto de las frutas cosechadas?” Aparentemente, se las cargó en canasto de plástico sobre un carro tirado por un tractor. “Por el traqueteo del tractor, la mandarina que comió Rocío se cayó a la salida”. Es decir, que el resto estaba tan envenenado como la fruta que mató a la nena que fruncía el ceño y hablaba en guaraní cuando algo no le gustaba, como recuerda Graciela Galeano.
Según Pisarello, esas frutas, “posiblemente inyectadas de furadán”, son utilizadas para “matar a los pájaros” en el cultivo de arándanos “en otro establecimiento a 1500 metros” de la zona entre Saladas y Mburucuyá.
El mismo insecticida (el principio activo es el carbofurano y el nombre de fantasía es furadán) fue utilizado por más de un productor agropecuario de la zona de La Plata para asesinar a más de 300 perros, en una práctica de enorme peligrosidad para la cercanía de niños que suelen desesperarse por salvar a un animal en una agonía tremenda y ese contacto puede ser letal. Por supuesto que el furadán está prohibido en Estados Unidos y la Unión Europea. Pero el sistema extractivo, que se lleva los espíritus de la tierra, contamina los ríos y arranca a los árboles y a los niños como a la maleza, necesita venenos mortales para subsistir.
Los especialistas explican que luego de usado “queda en la tierra, el pasto y el agua durante tres días, con un efecto residual. El tóxico lo comen los gatos y se mueren; al gato muerto lo picotea la paloma y también se muere y más tarde el gato come a la paloma envenenada, y así. Es todo una cadena”.
Una cadena que envenena la mandarina con furadán para matar pájaros y, como un paso necesario, mata a Rocío y devasta a Damián.
 
Una cadena que, en las tomateras de Lavalle –en la misma Corrientes- hace llover veneno sobre las casas y los patios donde juegan los niños y mata aJosé Kili Rivero. Que desagota el agua tóxica de los cultivos en un canal donde chapotearon Nicolás Arévalo y Celeste. Y Nicolás murió, con endosulfán en su cuerpo. Los dos tenían cuatro años. Los dos son los niños sacer de Giorgio Agamben. Aquellos niños víctimas de un crimen que no pagará nadie.
Rocío es otro crimen. Porque a los muertos del sistema los aportan los anónimos, los pobres, los dueños de nada.
Graciela viajaba con ellos los nueve kilómetros de la casa en El Pago a la escuela 611 de Costa San Lorenzo. Todos los días. Rocío era callada, pero la cercanía de los viajes y del aula cotidiana permitían que cantaran juntos un chamamé, que ella hablara de su novela preferida: Pasión de gavilanes. Y que todos se entusiasmaran con la reunión diaria a la hora de “El Zorro”.
El carbofurano (fudarán) es uno de los insecticidas más tóxicos para los seres humanos, entre aquellos que se utilizan para la producción de alimentos. Un cuarto de cucharadita (apenas un mililitro) puede ser fatal.
El modelo de agronegocios es agro-tóxico. Envenena la tierra, los almuerzos de los niños y los ríos vitales. Rasura los bosques y pavimenta los campos con monocultivos. Edifica en los humedales e inunda las casas de la gente. Es el sistema el veneno.
El desafío será producir antídotos. En defensa de las Rocíos, los Killys y los Nicolás. Para desenvenenar la vida.
(APe).- Edición: 3437
.



Para mayor información comunicate con nosotr@s al mail: madalbo@gmail.com

miércoles, 13 de septiembre de 2017

Huelva suma ya 13.500 hectáreas arrasadas por los incendios forestales durante este verano

Por La Otra Andalucía
“No se puede abandonar la naturaleza a su antojo” y la la gestión pública “no es brillante”

Unas 4.000 hectáreas aproximadamente de encinar y pinar se han visto arrasadas entre las provincias de Huelva y Sevilla este fin de semana en el fuego orginado en un paraje de La Granada de Riotinto, un siniestro medioambiental agravado por las altas temperaturas y la falta de lluvias pero detrás del cual, según aseguran fuentes del Infoca, ha estado la intención humana al detectarse un único punto de inicio.
Moguer, La Granada de Riotinto, Santa Olalla del Cala, Cartaya, Aljaraque, Villablanca, Minas de Riotinto,… Los incendios forestales se están cebando este verano con la provincia de Huelva. El fuego ha arrasado unas 13.500 hectáreas mientras que en todo el año pasado ardieron unas 550 hectáreas. El delegado de la Junta en Huelva, Francisco José Romero, ha cifrado en 111 el número de incendios (62 de ellos, conatos) registrados en la provincia en 2017.

Por las mismas circunstancias arrancó el fuego de Cartaya del pasado 15 de agosoto, añaden las fuentes. El propio consejero de Medio Ambiente, José Fiscal, pedía el sábado la colaboración ciudadana para “detener a indeseables que queman el bosque”.
El incendio de este fin de semana provocó también una docena de desalojos en la localidad en la que se originó y en la también onubense de Zufre, así como más de 500 desalojos en El Castillo de las Guardas (Sevilla), hasta donde se extendieron las consecuencias del fuego. Ya Ecologistas en Acción alertaba en las últimas horas que los recientes incendios en Huelva y Sevilla afectaban a espacios “de alto valor ecológico”.
El incendio de Minas de Riotinto en el recuerdo
Que el fuego se está ensañando con Huelva este verano se pudo comprobar hace ya un par de meses cuando, apenas unos días depués del incendio forestal que acabó con unas 8.500 hectáreas de arbolado y matorral en el entorno del parque natural de Doñana, se produjo un fuego en Minas de Riotinto, el mismo lugar donde hace trece años (entre el 27 de julio y el 4 de agosto de 2004) se produjo uno de los incendios forestales más graves ocurridos en España en cuanto a número de hectáreas quemadas (29.867 en total) y que se llevó incluso la vida de dos personas.
Algo menos de la mitad de hectáreas se han visto calcinadas este verano pero en incendios más repartidos como los ya citados. El más llamativo fue sin duda el mencionado de Doñana, originado en Moguer, que se llevó por delante 6.761 has correspondientes al Parque Natural de Doñana, es decir, casi un 80% del total. El dispositivo emergencias evitó un siniestro de mayores consecuencias, ya que “el combustible potencial del incendio forestal era de 43.225 hectáreas”, según informó entonces la Junta de Andalucía. Una  “negligencia por descuido” de una carbonería fue causa de origen del fuego, según la investigación.
Las fuentes del Infoca no pueden concretar las causas de todos los fuegos y las investigaciones abiertas por las brigadas de investigación de incendios forestales, si bien el consejero ha lamentado que el incendio de La Granada había sido “intencionado por alguno de estos desalmados que este verano están llenando nuestros bosques de fuego”, denunciando que ese “tipo de terrorismo que este año se está dando con mucha asiduidad en Andalucía”.
Algo crítico con la gestión de la Junta se ha mostrado el presidente de Asaja-Huelva, José Luis García-Palacios Álvarez. “Los fuegos no se pueden evitar porque puede haber siempre una persona que los haga con mala intención”, pero, a su juicio, sí se pueden prevenir, ha dicho a Europa Press, recordando que las tareas de limpieza y prevención en el paraje de Moguer donde se originó el gran incendio de este verano en Andalucía eran mejorables por parte de la administración. “No se puede abandonar la naturaleza a su antojo” y la la gestión pública “no es brillante”, ha remarcado.
(Fuente: el diario.es / Autor: Javier Ramajo)
Para mayor información comunicate con nosotr@s al mail: madalbo@gmail.com

martes, 12 de septiembre de 2017

El ignorado Convenio de Minamata. ¿Desconocimiento? ¿Censura? ¿Autocensura? , o, simplemente ¿Vacaciones?


Por Charo San Román Herranz

El PNUMA indicó que no hay cura para el envenenamiento por mercurio, una enfermedad que puede causar daños neurológicos y de salud irreversibles. Tampoco hay un nivel seguro de exposición al componente químico.
Charo San Román Herranz
Esto es lo que quiero divulgar 
 
Lamentablemente, no parece que los medios de comunicación españoles hayan considerado noticiable un hecho de enorme relevancia a nivel planetario, pues trata, nada más y nada menos, que de intentar librar en lo posible del tóxico mercurio,  a todos los seres vivos que resistimos, o malvivimos, en la casa común, como denomina el Papa Francisco al Planeta Tierra. Y, dada la larga vida del mercurio. tanto dentro como fuera de los seres vivos, para proteger también a nuestros descendientes,  a quienes, si no ponemos remedio, legaremos un Planeta  esquilmado y convertido en un vertedero hostil a la vida. 
 
Y digo resistimos, porque los innumerables tóxicos con los que estamos envenenando el mundo que conocemos, están poniendo en grave riesgo la biodiversidad
 
Porque cada día desaparecen especies  de animales y/o plantas como consecuencia de la insaciable codicia de quienes rigen los destinos del Planeta, que destruyen masas arbóreas, envenenan los campos con agroquímicos, destruyen  especies animales y vegetales que no le son rentables pero que sí son imprescindibles  para el equilibrio de los ecosistemas, vierten residuos contaminantes a los ríos y mares,  contaminan el aire necesario para la vida, …
 
Porque otras muchas especies están en riesgo de extinción
 
Porque una buena parte de la humanidad está enferma, e intenta sobrellevar  su pésima calidad de vida con  fármacos, con los que pretende tapar los síntomas de los daños que producen los tóxicos, y que, en muchos casos,  fármacos y tóxicos llevan la marca del mismo fabricante
 
Porque los tóxicos, que son acumulativos y persistentes, no sólo producen daños por sí mismos, sino que reaccionan entre ellos, potencian sus efectos, y causan daños incalculables, incontrolables e irreparables  en el organismo,  y a largo plazo, o no tan largo, alteran el  genoma humano que heredará la prole generación tras generación
 
Y porque además de los cientos de miles de sustancias químicas que inundan nuestra vida cotidiana, existen elementos naturales también tóxicos, a la cabeza de los cuáles se encuentra el mercurio, considerado desde tiempo inmemorial por la comunidad científica como el elemento no radiactivo, más tóxico del Planeta, no obstante lo cual, tiene un sinfín de usos industriales, incluso sanitarios. 
 
Pero las autoridades españolas prefieren ignorar, incluso negar  su toxicidad e intentar “matar al mensajero”, priorizando, como siempre, los intereses económicos antes que la salud de la población, causando un sufrimiento indescriptible y evitable  a millones de personas intoxicadas, arruinándonos la salud y la vida, además de al  erario público, con fármacos tan potentes como inútiles, innecesarios y peligrosos. Cuando nuestro cuerpo no aguanta más tóxico, nos envían al Psiquiatra, que,  tampoco sabe hacer algo positivo por nosotros, salvo reintoxicarnos con psicofármacos que no necesitamos. Así es que, tras un torturante recorrido de años, incluso de décadas por dependencias pseudosanitarias,  convertidos en auténticas farmacias ambulantes que ya no somos rentables a la gran farmaindustria, nos excluyen del sistema. 
 
Aunque parezca exagerado, los  Hospitales españoles son auténticas antesalas de la muerte para las personas que ya no soportan más fármacos que las dañan, ni la atmósfera hospitalaria saturada de sustancias químicas que también las dañan. Así es que, ante ese sombrío panorama,  muchas personas hipersensiblles se suicidan o son suicidadas en el Hospital o recién recibido el alta. Doy fe. Tras desintoxicarme en un país, supuestamente tercermundista, y regresar a España viva, y en mejor estado de salud que cuando me sacaron tres años antes, no sólo me convertí en persona non grata, sino que tuve que soportar que me trataran como escoria, que me enviaran de un Hospital a otro, simplemente para quitarse el problema de en medio, y escuchar lindezas como ésta: “tendrá usted que resignarse a morir como los millones de personas para las que no existe tratamiento”. Su autor era, nada menos que el Director Médico del Hospital “Príncipe de Asturias”  de Alcalá de Henares. No se me olvida el diálogo que tuvimos, y supongo que a él tampoco, aunque él seguirá cobrando su nómina, y yo seguiré arruinando mi economía para pagarme tratamientos privados, por amor a la vida. Pero ¡¡¡sigo viva!!!
 
 Efectivamente, las personas desahuciadas en España porque el vademécum no recoge tratamientos desintoxicantes y  nutrientes sin los excipientes que nos dañan,  se cuentan por millones. Están desahuciadas las personas diagnosticadas de enfermedades raras, que cada día son menos raras, y además, estamos quienes sufrimos los Síndromes de Sensibilización Central, que somos  hipersensibles por estar hiperintoxicadas, y como el concepto de intoxicación crónica les suena a chino, aunque los tóxicos sean tan viejos como el mundo, millones de personas  estamos “descatalogadas” y excluídas del sistema.
 
¿Casualmente? la inmensa mayoría de personas que conozco diagnosticadas de Fibromialgia, Fatiga Crónica, Sensibilidad Química Múltiple y/o Electrosensibilidad, hemos tenido alguna relación con el mercurio dental, además, obviamente, con el resto de tóxicos ambientales. En demasiadas ocasiones, las amalgamas se han reabsorbido e invadido todas nuestras células. Pero, a pesar del consenso en toda la comunidad científica respecto a la toxicidad, y muy especialmente neurotoxicidad, son muy escasas las personas a las que se ha reconocido la incapacidad laboral permanente. Y, por supuesto, jamás se aplica el  principio de precaución es un concepto que respalda la adopción de medidas protectoras ante las sospechas fundadas de que ciertos productos o tecnologías crean un riesgo grave para la salud pública o el medio ambiente, pero sin que se cuente todavía con una prueba científica definitiva de tal riesgo.
 
Además de aplicar dicho principio, deberían copiar de Japón, en donde hace años que se le reconoció a un discapacitado su intoxicación por mercurio dentro del útero materno. El Ministerio de Defensa, tiene un Instituto de Toxicología que, por definición, hace determinaciones e tóxicos en muestras biológicas. Llama la atención que entre otras, realiza determinaciones de mercurio en leche materna. ¿por qué será?. Y los Especialistas tienen prohibido solicitar pruebas toxicológicas en cabello, pues, dado que los metales pesados, como el mercurio, tienen un corto periodo de permanencia en la sangre y se depositan rápidamente en los tejidos, el cabello es la muestra biológica que mejor refleja las intoxicaciones crónicas, y como no saben ni quieren hablar de intoxicaciones crónicas, las autoridades prefieren que no se diagnostiquen.
 
Este Instituto de Toxicología de la Defensa,  cuando yo lo conocí en la primavera de 2012, incluía en su web los resultados de un estudio sobre mercurio realizado en una muestra importante de niños en edad escolar. Los datos reflejaban unas tasas de mercurio muy por encima de otras poblaciones similares en nuestro entorno. ¿Causas? En España se come mucho pescado. ¿Cómo explicar que existan niños de corta edad que aún no han comido pescado, pero acumulan en su organismo una concentración de mercurio muy superior a la de su madre?  Pregunta molesta, sin repuesta que no ofenda el sentido común 
 
Lamentablemente, y a pesar de que en España sobrevivmos y malvivmos en un auténtico caldo tóxico, la Toxicología ocupa un lugar residual en los Planes de Estudio de Medicina, y el escaso conocimiento toxicológico que se enseña, mucho menos del que se conoce fuera de España,  se aplica sólo a determinar causas de muerte, pero no a buscar el origen de los  problemas de salud: Tampoco se estudia  Biofísica ni  Bioquímica que ayudarían a conocer y comprender  los innumerables procesos que se desarrollan en el interior de nuestras células,  y de los que dependen la salud y la vida. Y así nos va.
 
Cada vez aparecen enfermedades graves y degenerativas a edades más tempranas, pero a las autoridades españolas no les interesa saber por qué. A los científicos que atinadamente apuntan a las posibles causas, y alertan sobre la preocupante situación de salud de la población española, las autoridades no sólo no los escuchan sino que les recortan el presupuesto para que no sigan investigando, y, si pueden hacerlo,   los reubican en lugares de trabajo donde molesten menos. Los Médicos de los Servicios sanitarios, más interesados en la salud de sus pacientes que en los beneficios que genera la enfermedad, no sólo sufren las represalias de sus jefes sino el desprecio de muchos de sus colegas
 
Hace algún tiempo, El Dr. D. Juan José Rodríguez Sendín, Presidente de la Organización Médica Colegial,  manifesaba en un programa de RNE: “No hay ninguno de los grandes problemas de salud que no tenga relación con la contaminación medioambiental.”  Pero el programa se emitió sólo por Radio Exterior de España. Parece  que la información no era interesante para los del interior, al igual que una entrevista  a un Catedrático de la Escuela de Ingeniería de Minas de Almadén, Pablo Higueras, respecto al mercurio y que se emitió  por Radio 5 de una a dos de la madrugada el día 22/09/2011:  
 
 
El mercurio es uno de los metales más tóxicos que existen , Puede provocar diversas afecciones en el ser humano y la vida silvestre”
, sus vapores o los compuestos orgánicos resultan muy tóxicos
el mercurio es  una amenaza para la salud humana y la vida silvestre
 puede terminar acumulándose en el organismo. Afecta principalmente al sistema nervioso, aunque también altera el sistema inmunológico; los sistemas genéticos y enzimáticos; e induce un desarrollo anormal de los embriones.
Además de estas manifestaciones,  “La tribuna de Ciudad Real” publicaba también una entrevista con este Catedrático el día seis de febrero pasado, que trataba sobre la contaminación por mercurio en Almadenejos, pequeña localidad de la comarca de Almadén donde se encuentra el mayor yacimiento de mercurio del Planeta: .Copio-pego: La zona (el Cerco de Almadenejos), de unos 400 metros cuadrados, se encuentra en la actualidad cerrada, sin acceso y rodeada por otra pequeña muralla. Pero hasta el pasado mes de junio, Mayasa tenía cedido el cerco al pueblo, donde se usaba para guardar el ganado. Cerdos, caballos e incluso vacas campaban a sus anchas en el lugar, alimentándose de aquellos restos que incluían mercurio que data del siglo XVIII y XIX, «época en la que se llevó a cabo la construcción de la mayor parte de los hornos de Almadenejos». Pablo Higueras, del Departamento de Ingeniería Geológica y Minera de la Universidad de Castilla-La Mancha y que ha participado en varias investigaciones, asegura que «Almadenejos, desde el punto de vista minero, es una zona preciosa para estudiar lo que ocurre cuando se deja mercurio 150 o 200 años en un mismo sitio sin tocar». En 2003, la Universidad regional, con la financiación del Ministerio de Ciencia y Tecnología, realizó los primeros estudios medioambientales en la zona. Investigaciones que reflejan que «existe concentración de mercurio en el suelo», aunque «los niveles se encuentran por debajo de los máximos establecidos para áreas pobladas». Aun así, ¿presenta un riesgo para la salud? Quizás sí, contesta, «pero no puedo cuantificarlo». Higueras insiste en que la población no debería preocuparse, aunque considera que «algo se debería hacer», pues «a pesar de que está cerrado y no entra nadie, sigue siendo un foco de contaminación de mercurio desde hace años». ¿Los niveles son peligrosos para las personas y el ganado?, se pregunta Higueras al tiempo que responde que «si no se entra, no». Ahora, cuando han pasado ya se empiezan a contar en siglos el tiempo que pasó desde que se abandonó la actividad minera en Almadenejos, el municipio pone todas sus esperanzas en los futuros estudios de fitorremediación que llevará a cabo Minas de Almadén y Arrayanes S.A (MAYASA)
¿Caben más vaguedades y contradicciones?. Pues aún hay más
Curiosamente, este Catedrático codirigió, junto con un colega de la Universidad de Oviedo y avaló con su firma,  la tesis doctoral de Dª Alba Martínez Coronado quien califica la zona como desastre medioambiental o la anomalía dentro de la anomalía,  (ver el apartado Conclusiones, pág. 189 de su tesis) pues no sólo queda el mercurio puro al aire libre, procedente de los hornos en los que se calentaba el cinabrio y liberaban gran cantidad de mercurio que no se aprovechaba,  sino que gran cantidad de escombros de la mina se esparcieron por calles de la localidad y carreteras aledañas. Algunos tramos van en paralelo al río, de donde, según los lugareños de más edad dicen que han desaparecido plantas que conocieron en su infancia. 
Y este mismo Catedrático. manifiesta en una conferencia dictada en la UNAM, en Méjico, que los cangrejos de río acumulan en su cuerpo, a pesar de su corta vida, una concentración de mercurio  de entre 17.000 y 23.000 nanogramos/ gramo, cuando, según sus palabras, el máximo es 0,5. pero que no hay que preocuparse, porque los cangrejos sólo se consumen como tapas en los bares. Parece que desconoce las costumbres culinarias de la zona. Quien sienta interés  puede buscar en internet el video “el mercurio en Almadén” que recoge la citada conferencia.
Estos hechos vienen siendo denunciados  reiterada e insistentemente Ecologistas en Acción pero con escaso éxito, pues ni las autoridades ni los medios de comunicación están dispuestos a escucharlos, y mucho menos a aplicar medidas que impidan que el Cerco de Almadenejos siga emitiendo vapores tóxicos a la atmósfera cuando la temperatura ambiente supera los 20º C, que en el verano se puede duplicar ampliamente
Esperemos que con la entrada en vigor del Convenio de Minamata, firmado en 2013 por 128 países, entre ellos España. la situación cambie a mejor, en favor de la vida, de todos los seres vivos del Planeta. La ratificación de dicho Convenio por un número superior a 50 países, requisito indispensable para su entrada en vigor,  no se ha producido hasta el mes de mayo pasado, cuando, se superó ampliamente esa cifra, y se fijó la fecha de entrada en vigor para el pasado 16 de agosto.
 Aunque la UE lo ha ratificado, España no lo ha hecho. ¿Por qué será? ¿Tendrá algo que ver la contaminación existente en la comarca de Almadén, de donde salió durante siglos una inmensa riqueza y al cesar la actividad minera quedó solamente contaminación y pobreza, y como ésta no puede exportarse regala generosamente contaminación al resto del Planeta? ¿Tendrá que ver con que a principios de siglo, la empresa responsable, MAYASA, integrada en la SEPI, recibió dinero del FEDER para remediar los daños causados en la comarca de Almadén con la actividad minerometalúrgica, pero  no llegó dinero a Almadenejos, ni se ha vuelto a pedir más para adoptar las medidas que parece ser se adoptaron en Almadén y consiguieron rebajar considerablemente las tasas de contaminación que se registraban anteriormente? ¿Hasta cuándo habrá que seguir exportando contaminación si la empresa minera, MAYASA  no sólo no tiene dinero para descontaminar sino que declara pérdidas? 

¿Alguien puede comprender que en un país en el que se retiraron de los centros sanitarios los termómetros y demás aparatos de medición que contenían mercurio, dada la peligrosidad que entraña,  no sólo no se adopten medidas preventivas, sino que se mantengan durante siglos 400 metros cuadrados de terreno, literalmente regado con mercurio puro al aire libre, o más de mil metros cuadrados de huertos regados con agua que sale directamente de la mina, o que se sigan colocando empastes dentales metálicos cuyo principal componente es el tóxico mercurio, o que se sigan poniendo vacunas con Thiomersal, derivado mercurial que se usa como conservante? 

 
 
El PNUMA indicó que no hay cura para el envenenamiento por mercurio, una enfermedad que puede causar daños neurológicos y de salud irreversibles. Tampoco hay un nivel seguro de exposición al componente químico.
 
PERO ESPAÑA SIGUE SIENDO DIFERENTE, Y CADA VEZ A PEOR
 
Saludos y MUCHA SALUD SIN MERCURIO
 
Charo Paula
 
POR FAVOR, PUBLICADLO,  ESTO NO ES SÓLO UN DELITO AMBIENTAL, SINO UN GENOCIDIO POR EL QUE ALGÚN DÍA LA HISTORIA JUZGARÁ A LOS RESPONSABLES. ASÍ SEA
 
Las autoridades noruegas pidieron disculpas a los enfermos de Fibromialgia y Fatiga Crónica por tratarlos como enfermos psiquiátricos. Esperemos que tras la entrada en vigor del Convenio que reconoce la peligrosidad del mercurio, alguien alguna autoridad empiece a relacionar los  distintos Síndromes de Sensibilización con el potente neurotóxico que es el mercurio. Es increíble que habiendo miles de personas afectadas que llevan o han llevado amalgamas sigan diciendo que del mercurio no ha enfermado ni muerto nadie, o que “el mercurio es una chuminá”


Para mayor información comunicate con nosotr@s al mail: madalbo@gmail.com